La Font de Quart

Sin duda alguna, el elemento más representativo de Quart es La Font, situada al norte del municipio, a escasos 200 metros del núcleo urbano. Este manantial de agua dulce abastece a todos los campos del norte de la comarca desde tiempos muy antiguos. Es un bello paraje natural que ningún visitante debe perderse. Podrá disfrutar de la tranquilidad del lugar, ideal para pasear entre los pinos y palmeras.

Del ilustre A. J. Cavanilles (1.745-1.804) - botánico valenciano de relevante proyección científica - destacamos un párrafo de su magna obra , en los que describe nuestro entorno:

" La población, las riquezas y la felicidad del Valle dependen de la copiosa Fuente de Quart, cuyas cristalinas aguas brotan entre las arenas y guijo muy menudo. Los manantiales y balsas que de ellos resultan ocupan unos 300 pies de diámetro, dejando entre sí varias isletas y terrenos de seis pies de altura; se reúnen luego en un canal común, dividido después en otros, y van a fertilizar las huertas del Valle de Segó y Almenara. Cuidaron los vecinos de cercar con paredes aquel sitio para que no entren los ganados."

Exponía Cavanilles que las aguas podían tener su origen en los depósitos subterráneos de la Sierra de Espadán, y aún de más hacia el Norte y también de filtraciones del río Palancia aguas arriba de Algar y Sot de Ferrer.

El caudal máximo ha sobrepasado los 25.000 m3 por minuto, aunque debido a la proliferación de pozos de riego que se abastecen del acuífero, y por la sequía que padece el país en estos últimos años, el nivel de sus aguas suele ser inferior.

Desde el lago principal, se puede observar como mana el agua, y siguiendo sus acequias en cualquier dirección aún podemos encontrar algún antiguo molino. Al menos diez molinos harineros y arroceros trabajaban moliendo con sus grandes muelas de piedra de rodeno, aprovechando la fuerza que les proporcionaban los pequeños saltos de agua de las acequias. El primero (que todavía conserva en la fachada un azulejo que pone nº 1) está situado unos metros aguas abajo del primer "sistar" y es conocido como Molí de la Font. Aunque actualmente está medio derruido, aún conserva la maquinaria utilizada para moler.

El Paraje Natural es un lugar excepcional dentro de nuestro entorno, con su espesa arboleda de robustos pinos, refugio de ardillas; esbeltas palmeras con sus tupidos racimos de dátiles, y variedad de árboles de otras especies. En la isleta central hay una zona ajardinada.

Actualmente, se encuentra perfectamente acondicionada como área de recreo. En la parte oeste del recinto se ubican varios paelleros. Y a lo largo de todo el perímetro encontramos mesas y asientos de mampostería. Junto con la agradable sombra de los pinos y la simpática compañía de las ardillas, hacen de este lugar un destino idóneo para pasar un día agradable. Cuenta con zona de aparcamiento.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30