La Ermita del Santísimo Cristo de la Agonía

En la salida oeste del pueblo, al final de la calle del Cristo, se levanta la Ermita que lleva su propio nombre. Está rodeada de una zona arbolada. El lugar merece una visita, porque se trata de una verdadera iglesia en miniatura que data del siglo XVIII. En un principio era un sencillo oratorio.

La fachada tiene un óculo con un perfil de Cristo recortado en hierro. Tiene un frontón en el que se aprecia una composición en relieve de la cruz, la escalera y el sudario. Y está rematado por una espadaña.

A la derecha y siguiendo la línea de la fachada hay una tapia, con una puerta de hierro; acceso al Calvario, que data del año 1.945. Tiene escenas del Via Crucis en azulejos.

Ya en el interior de la Ermita, encontramos pinturas murales de la Dolorosa, la Oración, la Sagrada Familia y la Virgen y el Niño y en los laterales hay pequeños altares dedicados a Santa Teresa de Jesús y a Santa Bárbara.

Sobre la hornacina del altar mayor (construido en el año 1.886), descansa el Cristo de la Agonía, que hoy en día cuenta con multitud de fieles de Quart y los pueblos vecinos. Silencioso y paciente, esperando a despertar en septiembre para recorrer las calles de Quart en su día grande de las fiestas patronales.

En 1956 se fundó la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía, con la finalidad inicial de consolidar la estructura del edificio y en dotar a la Ermita de los elementos de ornato y culto que merecía. En el interior se aprecian multitud de obsequios de los fieles en forma de ornamentos, imágenes, objetos de culto,etc., además de lo que la Cofradía ha venido realizando a lo largo de sus 50 años de existencia.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30